Humanidad

10850105_10203340286967770_7714788966144935844_n
“Para aprender artes marciales, se necesitan personas. Las artes marciales no pueden aprenderse mirando video y entrenando solo, se tiene que estar conectado con otra persona para aprender. Lo que hacemos es estudiar el comportamiento del ser humano, y es a través del entrenamiento como entenderás tu humanidad.
Esto es extremadamente importante especialmente en esta era del internet donde las personas pueden hacer todo sin necesidad de contacto físico con otras personas. Como resultado las personas están olvidando el sentido de su humanidad y con esto el sentido de la vida misma.”

Por Masaaki Hatsumi Soke

Transformar

DKMS 2009 25
El camino en la práctica del Budo, puede darnos la energía transformadora de nuestras vidas. Como una alquimia de nuestros malos momentos en buenos. Descubrir que esos momentos malos son simplemente una manera equivocada de ver las cosas, es el primer paso de cambiar un mal hábito por un buen hábito. Implantar un nuevo hábito en la vida puede ser un gran desafío pero a largo plazo merece la pena. Yo ya lo he hecho y, aunque me esta costando, cada día duro más tiempo y lo hago mejor. Esa transformación del mal hábito se sucede desde el kamae, el ashi sabaki, el Taijutsu y hasta el resto de la vida en general.
Es curioso que, reconociendo cuales son los hábitos tan saludables y que además proporciona bienestar, sea tan difícil de adquirir. Sin embargo, así son todos los hábitos; el ser humano es un ser de hábitos y le cuesta adquirir tanto los buenos como los malos.
Cuando encuentras el espacio, el lugar indicado, es más fácil sembrar los buenos hábitos en el inconsciente, transformando de ésta manera la condición viciosa de repetir lo malo. Seguir y admirar personas con buenos hábitos es también una manera de cultivar el entusiasmo para la transformación.
Una condición maravillosa del ser humano es refugiarse en lo conocido y seguro. Por esto para el bugeisha es necesario salir del punto de comodidad y ponerse a prueba en un nuevo ambiente.
Viajar a entrenar a otros lugares con diferentes compañeros y otros profesores, nos permite desarrollar la habilidad de liberarnos del mal hábito, para descubrir una nueva manera de moverse y responder.
Sigo intentándolo y en mi propia transformación, bajo la inspiración del Soke, como también de muchas personas las cuales admiro por su gran entusiasmo.
Tenryu

 

Meiji o Maestro

image

El aprender y el aprendizaje están hechos para ser olvidados. De cualquier forma un hombre puede ser entrenado en iaijutsu o en kenjitsu, el guerrero no puede ser maestro de su sabiduría técnica a menos que sus estorbos sean removidos y pueda mantener su mente en un estado de vacío (mu), removiendo hasta la técnica.
Es entonces que el cuerpo es capaz de desplegarse por primera vez.

Arte, alma y cuerpo.

12063593_924088214354858_1627135225679316155_n

“No sólo en la música, ni siquiera especialmente en el mundo del Budo, creo que en cualquier aspecto de la vida, cuando alguien quiere desarrollar su actividad con éxito, es completamente necesario hacer que el arte, el alma y el cuerpo estén en perfecta armonía. Los profesionales que tanto admiramos saben bien lo difícil que resulta mantener este complicado equilibrio. Su práctica debe empezar con los hecho cotidianos de la vida diaria e intentar, lograr nuestro objetivo con el paso del tiempo”.

Soke Masaaki Hatsumi

Respuestas misteriosas

Masaaki Hatsumi Sôke respondió mis dudas incluso antes de conocerlo. Sus escritos habían movilizado mi espíritu en la dirección correcta incluso antes de llegar a conocerlo personalmente. Después de muchos años de haberlo conocido, aun más allá de la distancia, sigo haciéndole preguntas mentalmente, y siento que las respuestas llegan misteriosamente. No quiero parecer un místico ni que esta experiencia suene esotérica, solo quiero suponer que muchos de los que leen esto, también pueden tener este tipo de experiencias con sus maestros o ancestros.

Las respuestas no necesariamente llegan en el tiempo que nos gustaría ni en el lenguaje común, mas bien hay que tener paciencia en el camino y el tiempo, y abrir el corazón al lenguaje de la inspiración mas allá de las palabras.

dkms-2016-6

Foto por Sheila Haddad — Copyright

Entiendo que podemos cambiar nuestras vidas con el Budo de la Bujinkan, pero también estoy seguro que nadie puede cambiar la vida propia o de otro sin que exista una apertura del corazón y predisposición mental.

La apertura del corazón y las respuestas se destellan tras la continuidad del entrenamiento.

Tenryu

Sennen

1966042_10201970081913500_4874802934350217778_o

El flujo del Bufû de Takamatsu Sensei comenzó con el entrenamiento en la transparencia, belleza y flujo natural de Shinden Fudo-ryû. Para mí, el comienzo estuvo siguiendo un flujo invisible de luz, fluyendo a través del espacio, para golpear en la puerta del Bufû de Takamatsu Sensei. Se podría decir que el encuentro entre Takamatsu Sensei y yo fue, de alguna manera, similar al viejo cuento de la apertura de la puerta de una cueva en Shinshû Monte Togakushi.

Hasta hace poco la gente tendía a interpretar la Bujinkan solo como Ninjutsu y usar el Ninjutsu como una frase atrayente, pero a través del tiempo llegamos a ser conscientes de la escala total de la Bujinkan.

471360_10151190762047023_1711412744_o

Las artes marciales Bujinkan incorporan el flujo de nueve escuelas marciales que tienen una historia de 3.000 años y no deberían olvidar que un artista marcial en una lanzadera espacial. No se distraigan del entrenamiento: deben perseverar hasta el final.

Por favor piensa en esta ” devoción ” como el sonido ” sennen” -1.000 años. Como uno puede leer a menudo en los pergaminos ” Si pasan 1.000 años las técnicas aparecerán por si mismas “, creo que pueden oír esto como sonidos encadenados al espacio del más allá.

Soke Masaaki Hatsumi

Sanmyaku N. 2

Eslabón de Unión

eslabon

A veces hay que hacer lo necesario por el hecho de sobrevivir en momentos críticos de nuestra existencia, pero debemos saber que el medio de sobrevivir es solo el eslabón de unión para la existencia del vivir. Debemos vivir en el día a día, en el hacer de la armonía y no sobrevivir diariamente en la existencia del caos. Un eslabón dorado une la existencia y la inexistencia, ambas dependen de la misma esencia, pero con caratulas diferentes. Sobrevivir para vivir, vivir para evitar el sobrevivir.

TenRyū

CUIDAR EL JARDÍN

sacr-yuyo

 

Mientras el jardín crece, hay que aprender a sacar las malezas para que no ahoguen al buen césped, aunque a veces  es bueno dejar alguna mala hierba para ver que dirección toma y que tan fuerte es el buen césped para no ser influenciado ni ahogado.

TenRyū

Despertar

dkms-2016-6

Foto por Sheila Haddad – Copyright 

Cuando el Soke enseña en el tatami, usa las técnicas del cuerpo (Taijutsu) para hablar de la historia, de la humanidad, de las diferentes dimensiones de la existencia. No se trata solo de técnicas para sobrevivir a la lucha del adversario, mas bien se trata de experiencias de vida de cientos de maestros depositadas por herencia al Soke actual, las cuales comparten los principios de una humanidad en paz y armonía. El conflicto bélico de tantos siglos en Japón, sumando la influencia filosófica del Budismo, Taoismo y Shinto, marcaron la historia del guerrero japonés en la superación marcial hacia la configuración espiritual.  La confianza y percepción del Soke Takamatsu en re transmitir estos valores de vida a Soke Hatsumi, se manifiestan en el tiempo actual, sin embargo ya no solo están exponiendo la historia, sino también alineando el futuro en un despertar verdadero de muchos practicantes.

Tenryu

La Flor

10367578_10203340287047772_682614948148761516_n

Sôke escribió en su libro -Combate con espada Japonesa – : “En los famosos pergaminos secretos del drama Noh Fushikaden de Zeami, está escrito: “si está escondido, es la flor. Si no está escondido, no es la flor.” Mediante la supresión y el oculta-miento de la intención, uno puede estimular la imaginación. Es muy interesante que esta idea esté conectada con la frase ‘Ichigu wo terasu’, del budismo japonés, significando ‘iluminar una esquina’ o ‘ser una luz que alumbra alrededor.’