Feliz 2018

10974310_10203748970824611_6263169697542550382_o

Las estrategias mutan, se convierten en nuevas visiones para nuevas situaciones, ofreciendo nuevas habilidades. Así como el mundo y la naturaleza cambian, el ser humano y sus estrategias deben mudar, cambiar y adaptarse. Lo que hicimos en el pasado quizás sirvió, pero puede ser que estos métodos, estrategias o actitudes caduquen en el futuro cambiante. Cambios sutiles, pequeñas variantes, pueden producir grandes adaptaciones y poder seguir el ritmo de la naturaleza.

Los grandes cambios en la evolución de la tecnología, permitió grandes avances estratégicos, viajes mas lejos, artefactos mas pequeños y rápidos, grandes desarrollos en armamentos militares, como avances medicinales los cuales ayudaron a prevenir y sanar ciertas enfermedades. Pero estos avances tecnológicos han hecho seres humanos dependientes, alejándolos de su intuición natural. En comparación al instinto que muchos animales tienen, el ser humano se ha atrofiado por la comodidad de recibir todo plácidamente, olvidando su conexión con la naturaleza.
Volviendo a la naturaleza, escuchando el ritmo del planeta y el eco del Universo, podemos sentir nuestros sentidos mas abiertos y re-conectándonos con la intuición nata.

Este ha sido el año del Gallo de fuego, el cual es un animal que nos despierta con su canto en la mañana, y manteniendo una lámpara, nos despierta e ilumina a la vez. Esas son las dos condiciones centrales del gallo. Ahora, siento que es el momento de poder cambiar la piel, mutar hacia una nueva visión del Budô y la Vida. Así como el año del Gallo termina y comienza el año de Perro, el nivel que ha alcanzado el ser humano y el Budoka, quizás no tengan ya función de ser aplicadas al próximo paso. Si antes sintieron el calor del Gallo del fuego y sus palabras expresadas fuera de tiempo, ahora es el momento de sentir la amistad del Perro de Tierra, quien nos da la oportunidad de organizarnos y cambiar.  Es el momento de sacarse las plumas viejas y como un perro que se sacude las pulgas, renovarse al nuevo camino.

Quizás en nuestra vida, la analogía de sacarse las plumas, se pueda comparar a soltar los pensamientos y actitudes que no son sanas y nos atan al sufrimiento. Con estrategia debemos observar que cosas son las que nos han alejado de las personas o situaciones que amamos y disfrutábamos, poniéndonos en un punto rígido y tenso. El perro es un animal fiel, es juguetón, compañero y guardián. De igual forma podemos cultivar estos aspectos en nuestras vidas, si aún no los tenemos o están adormecidos.
Soltar el exceso de fuerza que no nos deja disfrutar, para comenzar a fluir naturalmente, nos llevara a re-encontrarnos con nuestra intuición.
Al fin al cabo, rompiendo la vieja y oxidada armadura que quizás está agarrada como plumas a la piel, es el momento de descubrir la verdadera humanidad en el corazón de un guerrero pacífico y armonioso, con mente y corazón en unidad.

Feliz 2018, Christian Petroccello

Anuncios

Publicado el 31 diciembre 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: