Estocolmo

En noviembre del 2008 mi amigo Thomas Franzén me hizo una invitación a su dojo para poder compartir el Bufu.

Visitar Estocolmo la capital de Suecia, sonaba a una propuesta maravillosa, no solo por saber que es una ciudad hermosa y que se localiza a orillas del mar Báltico, sino sobre todas las cosas por estar al corriente que es uno de los primeros países donde la Bujinkan comenzó en Europa. Habiendo grandes instructores en Suecia como en otros países de Europa, me formaban realmente un alto desafió en como podría compartir el Bufu.

Así que el 29 de octubre del 2009 , tras 21 horas de viaje, me encontraba arribando en el aeropuerto de Arlanda, Estocolmo. Brazos abiertos me esperaban en un afectuoso abrazo de bienvenida mis amigos Thomas (Suecia) y Marc (Alemania)

Thomas fue un anfitrión de excelencia, que hizo de cada minuto en mis 8 días de visita a este país, momentos de especial amistad y sentimiento de guerreros de corazón. Ocho días que envolvieron mi estadía como “Kokoro no Happô” (habilidades infinitas del corazón)

El seminario fue desarrollado en un ambiente amistoso, con gran nivel humano y técnico como en pocos lugares pude encontrar. La organización de manos de Paul Waserbrot fue exquisita. La Shihan Sheila viajo desde Alemania y participo de este encuentro, y junto a Thomas dieron hermosas enseñanzas a los participantes. Pude también, apreciar de ellos sus valiosos puntos de vista y amplia experiencia en Bujinkan, llevándome conmigo interesantes enseñanzas que también colaboran a mi entendimiento del Budo (arte marcial)

Estocolmo es ampliamente conocida como una de las ciudades más hermosas del mundo. Su particular ubicación, construida sobre 14 islas en la desembocadura del lago Mälaren al Mar Báltico, tiene mucho que ver con su especial belleza. El casco antiguo de Estocolmo, “Gamla Stan” hace referencia a la “ciudad entre puentes” Se dice que es el mejor conservado del norte de Europa, con orígenes en el siglo XIII.

Entre caminatas, cafés y chocolates, me fueron mostrando Estocolmo, desde su ciudad moderna en arquitectura, al paisaje urbano congelado en el tiempo, brindando postales de calles empedradas angostas y un estilo medieval.

Un cambio de la calida primavera en Buenos Aires me llevó al frío otoño de Estocolmo, sin embargo, el viento marcial (bufu) de la amistad y entrenamiento con estos guerreros de Bujinkan, mantenían mi corazón y cuerpo calido, dándome la oportunidad de apreciar la belleza de esta ciudad.

Cada año tomo entre 30 y 40 aviones, visitando lugares maravillosos. Este año, lugares nuevos llegaron a mi vida; Cuenca (Ecuador), Cusco y Machu Picchu (Perú) y Estocolmo (Suecia). Todos han tenido algo místico, desde culturas antiguas de Incas a Vikingos, y de un lado del mundo al otro, la Bujinkan borra las fronteras, haciendo que los países estén más cercanos en la amistad de sus practicantes, abrazando culturas y tradiciones.

Mi cuerpo, mi mente y mi espíritu se sienten muy agradecidos a todas las personas que me llevan a sus tierras, enseñandome sus culturas, tradiciones y familias. Es un tesoro que guardo en mi corazón y que al igual que las enseñanzas del Soke Masaaki Hastumi, hacen brillar mi vida

Ninpo Ikkan 忍宝 一貫

Christian Petroccello


In November 2008, my friend Thomas Franzén invited me to his dojo to share the Bufu.

Visiting Stockholm, the capital city of Sweden was a wonderful proposal, not only because it’s a beautiful city by the Baltic Sea, but because I knew that Sweden was one of the first countries where the Bujinkan started its expansion in Europe.

As other countries in Europe, Sweden has important instructors, thing which represented a challenge for me in terms of the level I could share the Bufu in.

So on October 29th, 2009, after 21 hours traveling via Sao Paulo and London, I arrived in Arlanda Airport in Stockholm.

I was warmly expected with open arms by my friend Thomas (Sweden) and Marc (Germany). Thomas was an excellent host, he made a special moment of friendship of every minute of my 8-day stay in this country with a true feeling of a warrior of the heart. It was 8 days I could define as Kokoro no Happô, (infinite abilities of the heart), and this is what filled my time there. The seminar was carried out in a friendly environment of great human and technical level.

The organization by Paul Waserbrot was exquisite. Shihan Sheila came all the way from Germany to participate in this event, and together with Thomas they had beautiful teachings for the people present. I was also able to perceive their valuable points of view and great experience in the Bujinkan, thus taking with me interesting teachings that contribute to my understanding of the Budo (martial art).

Stockholm is widely known as one of the most beautiful cities in the world. Built on 14 islands at the outlet of the Mälaren Lake to the Baltic Sea, its particular location has a lot to do with its special beauty. The old town center of Stockholm, Gamla Stan, refers to “the city between bridges”. It is said to be the best preserved one in the North of Europe, dating from the 13th century.

By walks, coffees and chocolates, as the city revealed its modern architecture as well as its antique urban landscape with its narrow cobblestone roads and its medieval style.

I went from the Spring weather in Buenos Aires to the autumn cold in Stockholm, a change that was softened The martial wind (bufu) of friendship and training with these Bujinkan warriors kept my heart and body warm, giving me the chance to appreciate this town’s beauty.

Each year, I get on 30 or 40 planes and visit wonderful places. This year, new places came to my life: Cuenca (Ecuador), Cuzco y Machu Picchu (Peru) and Stockholm (Sweden). They have all had a mystic quality to them, ancient cultures from the Inca people to the Vikings, and from one side of the world to the other, the Bujinkan erases all borders, bringing all countries closer through the friendship of its students, embracing different cultures and traditions.

Mi body, my mind and my soul are equally thankful to all those who take me to their lands, letting me in their tradition, culture and families. They’re treasures that I keep close to my heart and together with the teachings of Hatsumi Sensei, they enlighten my life.

Ninpo Ikkan 忍宝 一貫

Christian Petroccello

Anuncios

Publicado el 23 noviembre 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Maravilloso! Que suerte tenes de conocer tantos lugares distintos para compartir el Budo, Christian!

    Un abrazo desde São Paulo.

  2. Hermosa trayectoria y maravillosa experiencia en Tierra extranjera, donde nos permite adentrarnos en su ámbito y conocimiento de lugares. Afectuosamente
    Haydée

  3. Que lindo lo que contás, me alegro por vos, creo que viajar también nos abre la cabeza, nos saca de algunos estancamientos, pues nos invita a ver la vida desde otras perspectivas, y constatar que lo escencial está en todos lados.
    Un abrazo. Ana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: