Seminario en México DF

Durante principios del mes de Octubre tuve nuevamente la oportunidad de viajar a México a compartir la Bujinkan con los Buyu (amigos marciales) de ese país. Para mí siempre es una maravillosa oportunidad poder encontrarme con amigos, estudiantes y practicantes, que desean compartir y abrir sus corazones al Bufu (viento de las artes marciales). Sin duda alguna, después de reiteradas visitas a este cálido país, puedo decir que el crecimiento de sus practicantes es extraordinario cada año que pasa. Estudiantes que entrenan con entusiasmo, participan de seminarios de diferentes instructores y viajan a Japón a entrenar anualmente.

Tener de anfitrión y organizador al Shidoshi Eduardo Hernandez, siempre es un bálsamo de bienvenida y cuidadosa atención para mi persona, que sin duda alguna junto a su esposa Maria no dejan un minuto de mi estadía en que experimente ser un huésped en todos los sentidos.

Varios Shidoshis y la participación de los Shihanes Gustavo Sanchez y Mundo Ruiz Tapia, dieron al seminario un valor más precioso en su grata colaboración.  A ellos también doy gracias por su ayuda en el final del Seminario.

Viajar por el mundo compartiendo el Bufu es una extraordinaria experiencia. Mas de una vez me pregunto, ¿que tendré ahora para poder darles con tanto que ellos me dan? Suena extraño, pero la gente me invita a sus ciudades o países para que les enseñe mas sobre Bujinkan, y al final del viaje me siento que en verdad he recibido más de lo que he dado. Tal vez sea que no viajo con la idea de enseñar, sino mas bien con el sentimiento de compartir.

Para algunas personas es difícil poder compartir, sin querer someter. Cuando se es instructor o expositor en un curso, seminario, clases o congreso, se trata de prevalecer, despertar y transmitir el sentimiento que uno tiene o quiere compartir en los presentes. Si en lugar de pensar en enseñar,  uno puede compartir para auto vaciarse y esto ayudar a sumar a lo que ya las personas tienen, el sentimiento y la energía cambian totalmente. Ser el expositor debe ser también a mi parecer, ser un testigo y observador de las habilidades que cada persona tiene, y ayudarlos a descubrir aun más sus capacidades y talentos ocultos.

Cuando se viaja mucho, se debe ser cauteloso y mantener el balance, estar dispuesto al Banpen Fugyo (10.000 cambios sin sorpresas) Muchos imprevistos suceden cuando se viaja demasiado, y hay que estar dispuesto a aceptarlos y sobrevivir ante ellos.

De una u otra manera, es fundamental mantener el entrenamiento frente a todo tipo de cambios; en la alegría como en la tristeza, con salud o enfermedad, en el tiempo libre como cuando se esta muy ocupado.

 Continuar es fundamental, hasta que se sepa que realmente, es el final.

Gambatte Kudasai,

Christian Petroccello – Tenryu

Anuncios

Publicado el 2 noviembre 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Los padres de un hijo que puede hacer lo que ama se sienten muy orgullosos de ser PADRES.

    ADRIAN Y BEATRIZ

  2. Gracias Christian por tus palabras una vez mas respondes mis preguntas sin todavía formularlas.

    Gambatte Kudasai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: