INUNAKI SAN – JAPON

 “Montaña sagrada de Japón” 

El Shugendo, es la disciplina cuya finalidad es el desarrollo de los poderes internos, en el enfrentamiento de las limitaciones y temores personales, que pueden surgir al encontrarnos en contacto con un ambiente natural agreste, como el de las montañas. Shugendo es una rama del Budismo Shingon, creada por un monje asceta llamado EN-NO-GYOJA 役行者 en el año 600 de nuestra era, a raíz de un sueño que tuvo en un retiro espiritual. El Shugendo tiene prácticas del antiguo Shinto chamanico y el Budismo esotérico del maestro Kobo Daishi (Shingon Mikkyo). 

En No Gyoya fue un ser que desarrollo increíbles poderes sobre humanos a través de sus prácticas. El tuvo muchos discípulos que siguieron este camino y recibieron numerosos nombres como por ejemplo; kenja, kenza, shugensha , gyoja y yamabuchi. 

Estos místicos de las montañas llegaron a ser conocidos por sus habilidades mágicas y conocimientos de lo oculto; siendo solicitados como curanderos, sanadores o médium, conocidos como Miko. La mayor parte de estos ascetas, además de su dedicación al shugendo, estudiaron las enseñanzas tradicionales de la escuela Budista Shingon, Tendai y el Shinto.

  ennogyoujya

En No Gyoja fundo muchos lugares en diversas montañas del Japón, como sitios de prácticas religiosas. Algunos de estos rituales para fortalecer el espíritu, son caminar varios días entre las montañas solo comiendo raíces y hongos. Los monjes buscan la exteriorización y control de la energía, mediante la meditación, el apropiado uso de los sonidos (mantras), y de los gestos mágicos de las manos (mudras). Como lo estipulan las enseñanzas Shingon y Tendai, estos monjes son capaces de efectuar proezas increíbles, como caminar sobre fuego (hiwatari matsuri ) o permanecer durante largo tiempo en meditación bajo heladas cascadas (taki shugyo).

Ya habían pasado más de 24 hs que nos encontrábamos en Kansai, así que temprano en la mañana, decidimos con Rafael salir para las montañas de Inunaki. Estas montañas que se encuentran entre las fronteras de Osaka y Wakayama, representan uno de los lugares sagrados del Japón. Es un lugar muy popular para los japoneses, pero muy poco para los extranjeros. Sin embargo, nuestra información de que es uno de los lugares con más de 1300 años de tradición del Shugendo, nos producía una gran atracción por el cual visitar.

Cabe destacar que dentro de las artes marciales Bujinkan, se encuentra la escuela más tradicional llamada Togakure Ryu. Hace mas de 800 años, el creador de Togakure Ryu, llamado Daisuke, adoptó las enseñanzas de Kain Doshi sobre conocimientos de Shugendo, de esta manera podemos encontrar también una gran influencia del Shugendo, Mikkyo (Shingon y Tendai) dentro del Ninjutsu, lo cual también llenaba nuestra expectativa por viajar hacia este místico lugar.   

Inunaki es uno de los lugares considerados entre los 48 sitios sagrados de las montañas del Shugendo, para realizar en sus cascadas, el ritual del Taki shugyo (ritual de purificación bajo la cascada de agua helada) y según algunos, Inanuki san puede ser considerada el lugar sagrado mas antiguo del Japón. 

inunaki-san-7

Mochilas cargadas en las espaldas con lo suficiente, comenzamos con Rafael nuestro viaje en tren, bus y una larga subida a la montaña. Entre rocas, bosques y el río fuimos adentrándonos en esta hermosa naturaleza Japonesa.

Al pie de la montaña se encuentran varios Ryokan (alojamientos tradicionales) y osen (baños termales) que provienen de la fuente termal conocida como Izumisano (el escondite secreto).

Camino a Shipporyuji, el templo más importante, fuimos llenándonos de la atmosfera misteriosa del lugar. Con sus altos cedros en la inmensidad del bosque, anduvimos caminando a orillas del río Inunaki, pudiendo apreciar cascadas, aprovechamos a parar en la gran cantidad de altares del Shugendo ofrecidos a la diversidad de divinidades.

A unos 200 metros antes de llegar al templo, nos encontramos con una estatua enorme de una de las divinidades destacadas del Shugendo, conocida como Fudô Myo-Ô. 

inunaki-san-23

Fudô Myo-Ô (skrt. Acala Vidyârâja ) es la deidad central de todas las agrupaciones de los Myo-Ô (grandes reyes celestiales), y cuando se representan en grupo, siempre se sitúa en el centro de ellos.

Fudô (El inamovible) es el principal transmisor de las enseñanzas de Dainichi Nyorai (Buda central del Budismo esotérico) para todos los seres sensibles, y tiene el poder de transformar la cólera en serenidad y salvación. Fudo Myo-Ô  siempre se le representa con rostro violento y deslumbrante para asustar a los espíritus malignos y alejarlos de los devotos practicantes en su búsqueda de la vía. Uno de sus ojos mira hacia arriba y el otro hacia abajo, mostrando la conexión entre el cielo y la tierra.

El E-Ken (espada), es el símbolo característico de Fudô, la divinidad inmóvil que representa el poder y la salvaguardia del budismo. Lleva siempre una espada en la mano derecha (mano de la sabiduría), mientras que en la mano izquierda lleva el cordón sagrado, Ke Saku (en sánscrito, Pasa), por la unión de ambos, ata y destruye todo aquello que no es positivo (pasiones, vicios, malos sentimientos y emociones). Según el Shingon-Shu, Fudô puede llevar en lugar de la espada el Vajra (kongo sho); que es un instrumento utilizado en todos los ceremoniales budistas, su traducción es “rayo cósmico”. En el budismo esotérico japonés (Mikkyo, del chino Mit,Song: de los secretos) o enseñanza secreta, tal como es practicado en el seno del Shugendo, el Shingon y el Tendai. La espada de la sabiduría (E-Ken) forma parte relevante de todos los rituales.   

Sin duda alguna, el camino de subida a esta montaña se convirtió en el principio de nuestro Shugyo, dando nos cuenta de las cosas que cargamos demás en nuestras mochilas. Tal vez este desplazamiento místico por la montaña de Inunaki, era el bautismo del viaje a Japón con la gran enseñanza de cuantas cosas que son innecesarias vamos cargando en nuestras espaldas y en nuestras mentes. La vida en la ciudad, los problemas, la sociedad consumista, los compromisos diarios y las obligaciones van dejando kilos de tensiones en la mente y el cuerpo. Siento que al alcanzar nuestra presencia en medio de la inmensidad de la naturaleza, rodeados de su poder y belleza, nos hace seguir la dirección de nuestra propia esencia para el reencuentro del ritmo simple y natural (Shizen Shigoku) Es una limpieza para el cuerpo, un destello para la mente y un encuentro del corazón.

Comenzando a subir la última escalinata que nos llevaba al Templo Shipporyuji, ya se podían escuchar los sonidos de los sutras de los monjes y el olor a incienso, que se dice ambos nunca cesan desde que comenzó el templo. La carga historia es enorme, pues el templo fue establecido en el año 661 por En-no-gyoja, durante el reinado de la emperatriz Saimei. 

Una vez adentrados en el templo, pudimos apreciar una estatua de madera de Kurikara- Fudô – Myo, o Fudô Myo-Ô (Acala), encarnado en un dragón, al cual el templo está dedicado. Denominado “Un-morai Fudo (Fudô Myo-Ô que da buena suerte),” la estatua, que representa un dragón enrollado alrededor de una espada, es venerado devotamente como divinidad principal para dar prosperidad y cumplimiento de todos los deseos a sus devotos.

 

inunaki-san-20

Enseguida que nos adentramos en el pequeño Templo, pudimos participar de un Goma, ritual de fuego originando en la India antigua. En este ritual se busca quemar el Karma negativo. Es el “fuego de la sabiduría del Buda” que destruye todos los sufrimientos y pasiones. Según los preceptos del Budismo Mahayama, gracias a un rito esotérico, se transmuta los pecados, errores e ignorancia en virtudes.

Hay cinco diversas etapas en el ritual, diferenciando según las deidades particulares implicadas. Los palitos de madera que se utilizan son generalmente de cedro. Se escriben los nombres de las personas que recibirán el ritual y también en ocasiones sus enfermedades o problemas. Otros materiales se lanzan al fuego, incluyendo cinco clases de granos; arroz, cebada, trigo, semillas de amapola y a veces semillas de sésamo. Además se ofrenda incienso y varios aceites. El sacerdote que hace el ritual, traza en el aire los símbolos místicos (kuji) de las divinidades, creando un espacio para que la divinidad se manifieste. El fuego simboliza la luz que emana de Mahāvairocana (Dainichi Nyorai 大日如来). Es un ritual de la presencia esotérica de Fudô Myo-Ô.

El Goma se puede ver como una parte Omote (externa) en la cual el fuego esta encendido durante el ritual. Pero también hay una forma de ritual Ura (interno) que es el fuego de la sabiduría del Buda que hacemos que se encienda dentro de nuestras mentes. En varias visitas a Japón pude participar de este ritual, siempre experimentando cosas particulares. En todos los rituales que había estado poseían algo en común, fueron dirigidos por sacerdotes del Shingon, pero en esta ocasión estaba siendo realizado por un sacerdote del Shugendo, así que algunos de los mantras y movimientos ceremoniales, eran diferentes.

Dentro del recinto del templo, pudimos ver muchas pinturas de dragones y de Fudô Myo-Ô. El techo y gran parte de las paredes están negras, obviamente por su antigüedad, pero también de llevar tantos siglos de rituales de Goma. Solo en la primera hora en que habíamos llegado al templo, ya habíamos estado en dos rituales de Goma.                                                                                                 

Mirando en la historia, durante el reinado del emperador Junna (823-833), el milagro logrado por las oraciones ofrecidas en este templo, dio como resultado la lluvia que había sido anhelada por tanto tiempo en esas zonas. El Emperador llamo a este templo “Shipporyuji,” la montaña de las siete cascadas (respectivamente a las divinidades; Ryokai, Toh, Benzaiten, Kotsuki, Oku, Senju, y Nunobiki), los siete tesoros en el budismo.

inunaki-san-22

El nombre de “Inunaki san (Montaña del perro ladrando)” se dio en el reinado del Emperador Uda (887-897), basado en el episodio de un perro fiel. Cuenta la historia que cuando un cazador salió de cacería en la montaña con su perro, fueron acechados por una serpiente gigante. El perro ladró furiosamente a la serpiente, y se sacrificó para proteger a su maestro.

Ir a Inunaki san y encontrarse caminando durante largas horas por la inmensidad de la naturaleza, se convierte en un viaje interno. Cada aspecto que envuelven este viaje, desde la misma naturaleza, como las imágenes del Shugendo que uno va apreciando, el incienso, el templo, los mantras realizados por los monjes y los que uno mismo repite en su corazón, van moldeando este camino en la dirección de la reflexión, en donde la mente se sumerge en introspección para encontrar su propia naturaleza espiritual. Tal vez, es un viaje de la mente al corazón, de lo intelectual al sentimiento.  El pasado, presente, y futuro, son expresiones de las características a temporales y ricas de la mente. En el proceso de liberarse, uno primero descubre que el cuerpo, los pensamientos y los sentimientos están en constante cambio y fluyen. Todo es impermanente en este mundo, por lo tanto no hay bases para una existencia real de un “yo” o del ego.

Es bueno tener siempre un enfoque y objeto en la mente, que ayude a mantenerla dirigida para que no se disperse de su senda espiritual, si es así que se desea realizar esta acción en Inunaki Yama. Pero, también es bueno dejarse sorprender y disfrutar del encuentro de cada momento como una experiencia propia del ahora. El ahora nos permite estar en un punto de liberación, tal vez del no pensamiento.

taki91

Realmente, recomiendo visitar este templo tanto por el aspecto espiritual, como por la historia que conlleva este sitio y la magnífica naturaleza que rodea este lugar. Obviamente que para aquellos más aventureros aun y que quieren participar del ascetismo en su desarrollo espiritual, pueden hacer el Katsuragi shugen-do que dura un día, o también los hay de tres días y de una semana, donde podrán hacer caminatas por las montañas con la guía de un sacerdote y participar de varios rituales, entre ellos bañarse en las cascadas heladas mientras repiten mantras sagrados haciendo Ketsu In (mudras).

 

Christian P.

 

 

 

Anuncios

Publicado el 15 abril 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 20 comentarios.

  1. Muy bueno!
    No lei todo (aunque este escrito en un tono muy didactico) pero las fotos buenisimas
    DISFRUTALO

  2. Hola Cristian! Que Hermosa experiencia! Qué de sabidurias! Me Encantó lo que escribíste del Buda Central Esotérico Gigante que te encontraste antes de llegar al templo! Todo lo que recorriste, te lo llevaste vos y se enriquesió tu Alma, y la mía al leerlo! Gracias por compartirlo!

    Te saluda…Vale.

  3. Sin palabras…

  4. Bella experiencia ,sin dudas esas montañas deben ser increibles y unicas por su naturalidad,etc.como nos cuenta,al igual que su recorrido en ellas, miles de gracias.Marcelo.

  5. Mariano Perrone

    Gracias por acordarte de nosotros y mantenernos informados,que bellas experiencias.
    Espero en un futuro viaje conocer ese maravilloso lugar.
    Un gran abrazo Y Saludos a Rafael

    BUENA VIDA

    Mariano Perrone.

  6. Eduardo Espeche

    Me quedé tildado con el concepto del vagaje que llevamos en la vida…Desde que tengo memoria trato de enfocarme en las cosas que realmente interesan de esta vida que me tocó, y me costó años y me cuesta…Por ello trato de aprender todo lo que puedo para encontrar la manera, será que también algún día deba ir a ésa montaña para encontrarme?
    Gracias por compartir.

  7. Que hermosa experiencia primo!!

    te mando un beso grande

  8. Gracias por compartir este viaje,quiero estar ahi quemando mi karma negativo y dejando en el camino tantos kilos de mas ,que dia a dia ,cargo en mi vida cotidiana.Por lo pronto me sigo estimulando con tus experiencias y tus clases de yoga ,hasta que pueda emprender mi propio viaje.Un abrazo.

  9. Querido Christian, me alegro que todo te vaya bien, y disfrutes de esos geniales viajes a Japon, espero poder verte pronto. Mucha salud y felicidad.
    Recibe un fuerte abrazo de tu amigo.

  10. Cristian te agradecemos en Centroamerica este tiempo que te tomaste para compartir con nosotros y ser tan detallista en tu descripción, personalmente me transporté en tu viaje como si te acompañara, me alegra saber que Rafael te acompañó, persona a la que igualmente aprecio mucho, espero el próximo año hacer ese mismo viaje tan importante para nuestras vidas como budokas, creo que en cada paso que uno da en el pavimento, en la tierra, roca. agua, etc. debe uno reflexionar sobre lo maravilloso que es sentir la vida al máximo con esplendor y aprender de personas como tu y Rafael que iluminan el shugendo de nuestras vidas, gracias hermano buyu.
    Luis Bernal
    El Salvador

  11. HOLA CHRISTIAN ,GRACIAS POR COMPARTIR TAN BELLA EXPERIENCIA PARA PERMITIRNOS AVANZAR CERCA TUYO.

  12. Que maravilloso! Nunca deja de sorprenderme el sentimiento de liberación que siento cuando camino en solitario por las sierras. Debe ser increíble poder hacer una caminata por esas montañas tan antiguas y sagradas. Gracias por compartir el relato de tu experiencia! Que siga cada vez mejor tu viaje por Japón. Un abrazo para todos allá!

  13. La distancia es una ilusión. Se olvida a veces, y se lamenta la distancia. Esperaba el regreso de mi maestro, Ud. , pero en realidad estas palabras me hacen recordar que nunca se va. Gracias , por milésima vez, por estar siempre.

  14. claudio navarrete

    Saludos Maestro Christian

    que ganas de haberlo acompañado por esas misteriosas montañas y en esos milenarios rituales que nos hacen volver en el tiempo y recordar que alguna vez estuvimos ahi aprendiedo los secretos del Budo. Fue un viaje maravilloso, gracias por compartirlo con sus buyus.

  15. Querido Cristian: Aunque hace bastante tiempo no puedo ir a tus clases de Yoga siempre recibo y leo todo lo que me llega de vos. Creo que por el relato que ha de ser una experiencia y un aprendizaje unico, me alegro por vos que tengas la posibilidad de tremenda experiencia y te agradesco que lo compartas con nosotros.Imagino la energia del lugar…un balsamo para el alma!!!! Espero nos veamos pronto!!!
    Namaste

  16. hola Christián!: qu bueno todo lo que nos mandaste!, me tomo mi tiempo y lo leo detenidamente, es como estar tomando una clase magistral de todo los lugares sagrados que estás recorriendo, seguí disfrutando, gracias por hacernos partícipes, y espero que a tu regreso nos sigas contando más experiencias vividas! Nos vemos pronto. Namaste

  17. Meraviglioso! Beato te che sei li!
    Ciao a presto.

  18. Respirar esos aires, pisar esos suelos,sentir la naturaleza, y valorar todo ello ya es un hecho místico, maravilloso, renovador. Inundarse de todo eso y poder compartirlo es lo más lindo. Muchas gracias!!! Adriana

  19. HERALDO RIVAS

    BUENO CRISTIAN NADA QUE DESIR SOLO ME ALEGRO QUE LO HAYAS DISFRUTADO PRONTO IRE LAS COSAS ESTAN DANDOSE ESPERO QUE LA SOLUCIN LLEGUE MAS RAPIDO DE LO ESPERADO UN ABRASO DE CHILE

  20. HERALDO RIVAS

    BUENO CRISTIAN NADA QUE DESIR SOLO ME ALEGRO QUE LO HAYAS DISFRUTADO PRONTO IRE LAS COSAS ESTAN DANDOSE ESPERO QUE LA SOLUCIN LLEGUE MAS RAPIDO DE LO ESPERADO UN ABRASO DE CHILE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: